Textil

Seda

La producción de seda en el mundo se remonta a unos cinco milenios. Originada en China, se desarrolla en Oriente, y alcanza Europa en el período medieval. En la Argentina, su introducción es temprana, a fines del siglo XVIII.

Si bien en el siglo XX se desarrollaron fibras artificiales como el rayón y sintéticas como el nylon, ninguna de ellas pudo igualar las características de suavidad, textura, brillo, resistencia y termicidad de la seda. China, Japón e India (en Oriente), y Francia, Italia y Brasil (en Occidente), mantuvieron fuertemente el desarrollo de la sericicultura. En estos países, la producción de seda ha dejado de ser de interés puramente regional, artesanal o local, y tras ella se sostiene un activo comercio mundial. Hoy el mayor productor y exportador es China, que supera el 70% de toda la seda producida en el mundo.

La Sericicultura es una actividad con historia en nuestro país. En la actualidad, con el creciente interés por los productos naturales y de origen trazable, la seda ofrece en la Argentina excelentes perspectivas de desarrollo y crecimiento.

Print Friendly, PDF & Email